domingo, 7 de febrero de 2010

EL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO DE OTROS

Extraje una pregunta muy especial que le hacen a Tobías en el taller "Ustedes también son Dios", sentí que en esta hay un mensaje muy profundo e importante una herramienta para llegar a nuestro corazón, enfrentar el dolor propio o ayudar a otros a enfrentarlo y superar el dolor y el sufrimiento logrando amarnos con todo nuestro ser y compasión a nosotros mismos. Sentí que este mensaje es esencial.

UNA MUJER: Querido Tobías, estoy tan contenta de tenerlo aquí, yo soy una maestra y esta es mi pasión, yo trabajo con niños pobres, con familias pobres y me gustaría saber cómo enseñarles para que abran sus corazones, de liberar lo viejo de nuestro país. Así que esta es la pregunta que le planteo.

TOBÍAS: Simplemente por estar usted aquí para esta liberación, ahora usted sostiene una energía que puede ser transmitida a otros acerca de liberar también. Tal como usted sabe, aquellos a los que usted enseña, aquellos con los que trabaja, están con grandes sufrimientos, ellos están con profundos dolores y a veces les resulta tan difícil escuchar las palabras de amor, debido a que su dolor es tan profundo, y nosotros sabemos que esto puede sonar excesivamente simple, pero le pedimos que esté con ellos, de sostener su mano si lo permiten, pero algunos no lo permitirán, de sostener su mano y de respirar con ellos. Verá que hay tantos de ellos con dolores tan profundos que ya no están respirando, sino simplemente inhalan suficiente oxígeno como para vivir escasamente.

Verá que, porque cuando ellos respiran, todo lo que pueden sentir es dolor, sostenga su mano y respire con ellos. Puede que sea difícil al comienzo pero luego después de que el dolor amaine ellos sentirán el amor fluyendo desde usted. Ellos también sentirán la esperanza que usted contiene en su interior, la esperanza de una vida mejor, y ellos se darán cuenta de que tienen la capacidad y el poder para liberar todo el dolor que se halla retenido internamente. Usted está haciendo un trabajo muy desafiante, un trabajo que es profundamente necesitado, ellos simplemente necesitan saber que hay la posibilidad de superar el dolor y el sufrimiento en la vida de ellos.

No hace falta que usted se meta en todos los detalles metafísicos de cómo es que se hace esto, simplemente sosténgalos de la mano y respire con ellos. Consiga que lenta, lentamente abran sus corazones, consigan que una vez más vuelvan a sentir la energía de la esperanza en su vida. Esta es la cosa más grandiosa que usted puede hacer para ellos. Gracias, y usted es tan honrada por el trabajo que está haciendo.